Twitter Facebook Google Plus LinkedIn RSS Feed Email

1945 Guerrilla Conservadora. Chulavitas. Pájaros. Aplanchadores. Penca Ancha. Las guerrillas de la paz. Guardias Cívicas. Los patriotas. Contrachusmas.

         1945   Guerrilla Conservadora. Chulavitas. Pájaros.  Aplanchadores. Penca Ancha.  Las guerrillas de la paz. Guardias Cívicas. Los patriotas. Contrachusmas. El posesionarse Ospina Pérez presidente 1946-1950, dentro de las primeras medidas fue crear la ‘Popol’ policía política, cuya denominación popular fue la ‘gestapo criolla’, instrumento de persecución política contra los opositores políticos liberales y como la mayor parte de sus miembros provenían del corregimiento de la ‘Uvita’, municipio de Chulavo, Boyacá, fuerte bastión del fanatismo conservador, por ello el término ‘chulavita’ se generalizo como equivalente a represión. Los dirigentes Gaitanistas del partido liberal se retiran del gobierno por esto y por sus denuncias en el congreso de la republica contra ministros conservadores sobre un enriquecimiento con las concesiones del petróleo, por lo que renuncian tres ministros.
Al amparo de la ‘doctrina Truman’, se aplica un plan de violencia "de baja intensidad" en los campos y pueblos. Se trataba de impedir el triunfo electoral de Gaitán, desmovilizar a los campesinos liberales, anular la capacidad de resistencia del pueblo y recuperar el control de la tierra para el gran latifundio. La violencia se encendió otra vez, con ferocidad inaudita, pero oficialmente reinaba la paz. Las masacres eran frecuentes y se estima que en ellas murieron más de 200.000 colombianos. Las masacres eran frecuentes.
En 1949 Ospina decidió cerrar el Congreso y tomó medidas autoritarias que inauguraron una década de dictadura civil y militar. 
         Gilberto Alzate Avendaño sintetiza el pensamiento de Laureano: “La guerra es inevitable. Si el liberalismo se empeña en la presidencia, el problema del poder no se decidirá en las urnas sino en las barricadas”. En las elecciones presidenciales de 1949 que gana Laureano, el liberalismo llama a su militancia a la abstención.
         En 1951 se aprobó el acto legislativo para convocar a una ‘asamblea constituyente’, sin participación de los liberales, en el texto de la convocatoria, entre mucha barbaridades: “Las instituciones de la Republica se aparta definitivamente de la influencia perniciosa de las ideas rousseanas y se inspiran por entero en las evangélicas, a fin de realizar la democracia cristiana, prohibiendo la masonería y se instituye el voto de los cónyuges legítimos en representación de la familia”. Texto copiado del régimen totalitario de España bajo el mando de Francisco Franco.
         Comenzó a perfilarse la estrategia guerrera de la reacción conservadora. ‘La Violencia’. Con mayúscula la V. Otro período trágico de nuestra historia, los colombianos proseguimos cometiendo todas las atrocidades que nos habían enseñado los caudillos oligárquicos del siglo pasado: mutilaciones, decapitaciones masivas, descuartizamientos, violaciones, ‘corte de franela’, en fin, todo lo que el lector pueda imaginar y mucho más que no puede imaginar. El país se agotó en ríos y rituales de sadismo, horror y sangre.
Hasta hace unos años, en Villahermosa, norte del Tolima, se decía que en no se conseguía un liberal ni para remedio.  Comenzaron a conformarse cuadrillas conservadoras, ‘chulavitas’ en la sabana Cundiboyacense y los Santanderes, ‘pájaros’ en el Valle y el eje cafetero, ‘aplanchadores’ en Antioquia y Quindío, ‘penca ancha’ en la costa caribe, Sucre, en Tolima, ‘contrachusmeros’.
         Encargadas de quitarle la cédula de identidad a cada campesino liberal, por la razón o la fuerza. Pero en realidad la estrategia era más profunda: se trataba de iniciar la violencia generalizada "por abajo", por el campesinado pobre, de manera que cuando llegara a los ‘notables’ fuera ya demasiado tarde para responder.
         Esta estrategia fue tan eficaz, que todavía hoy muchos historiadores sostienen que la ‘Gran Violencia’ comenzó en 1948, con el asesinato de Gaitán, pero cuando fue asesinado, en abril 9 de 1948, ya la violencia había cobrado miles de víctimas en los departamentos de Boyacá, Santander, Cundinamarca, Huila, Tolima, Antioquia y Valle del Cauca, y comenzaba a dejar su huella sangrienta las regiones cafeteras, eje cafetero.
         1ª. Chulavitas. Boyacá, Cundinamarca, Santanderes. Facción de la policía conservadora que operaba en la región cundiboyacense y los Santanderes.​ Es el epíteto utilizado para denominar las bandas armadas de origen campesino y policivo en Colombia que existieron durante los primeros años de ‘La Violencia’, conformado por gentes del campo procedentes de la vereda Chulavita, municipio de Boavita, departamento de Boyacá, reclutados rápidamente en enclaves conservadores del nororiente del departamento de Boyacá, para defender al gobierno conservador del presidente Ospina Pérez, con el objetivo de restablecer el orden en Bogotá, la cual estaba sumida en el caos, el pillaje y la violencia callejera debido al ‘Bogotazo’, que fue una manifestación espontánea de una turba enfurecida tras la muerte del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán.
Los Chulavitas cumplieron su misión con eficacia, aunque con exceso de fuerza; luego fueron usados como contrapeso a las guerrillas liberales denominadas también como ‘Los cachiporros’, estacionadas en los Llanos Orientales, razón por la cual algunos historiadores los definen como la continuación y semilla del conflicto armado actual en Colombia.
Los ‘Patiamarillos’. Campesinos liberales que al andar descalzos sus pies llenaban de barro los caminos y parajes. “Los chulavitas acompañados con unos 4 o 10 conservadores, estos llegaban y daban de dedo: ‘él es conservador’, entonces lo apartaban; y él es un ‘collarejo’ hijueputa ‘Patiamarillos’, mil cosas, entonces lo cogían, ya él no vivía, lo sacaban, lo apartaban y lo mataban. Como las casas eran de paja, de paja palmicha, palmarrial y una que se llama palmacuca… que cuando se afina se llama palmecuca, que sirve para hacer casas y las paredes. Entonces llegaban, a lo que ya mataban la gente, los botaban en el rancho al que le metían candela, para que cuando llegaran los familiares no hubiera cómo cobrarlos, reconocerlos”.
         Cundinamarca. Una de esas cacerías ha quedado en la memoria de los colombianos como prueba patente de la eficacia del ejército nacional. El legendario guerrillero Efraín González, conservador, se mantuvo fuera de la ley durante años y fue necesario más de 1.000 soldados para cazarlo en el centro de Bogotá, en una persecución que duró días. Se destruyeron casas y hasta edificios, se utilizó artillería para eliminar a un solo bandido fugitivo armado con una pistola. Después de la ‘batalla de Boyacá’, que selló la independencia del país en 1819, no se había visto tanto heroísmo y, sevicia contra un copartidario.
         2ª. Pájaros. Valle del Cauca. Eje Cafetero. Un grupo armado ilegal que existió durante los años de ‘La Violencia’ conformado por campesinos y habitantes de filiación conservadora, procedentes de pueblos con dicha filiación, principalmente en el Valle del Cauca y sobre todo en Tuluá, análoga los ‘chulavitas’. El objetivo de los ‘pájaros’, nombre dado en 1953 tras el ascenso de Laureano a la presidencia y con el poder definitivamente conservador, era asesinar e intimidar a los residentes y campesinos de filiación liberal opositores a los gobiernos de Mariano y Laureano. Los ‘pájaros’ eran pagados con buenas sumas de dinero por los caciques conservadores: Asesinos a sueldo, patrocinados por los grandes hacendados o gente del poder, para eliminar opositores políticos. Los ‘pájaros’ tenían como norte fundamental eliminar liberales. El más conocido de ellos fue León María Lozano, a.  ‘el cóndor’, que desde Tuluá, Valle del Cauca, determinaba quien vivía y quien moría en la región, en el propósito de hacer viable la “Cordillera Azul”. El mismo 9 de abril de 1948, mataron en Caicedonia a dos hermanos de Abejorral, liberales.
         3ª. Penca Ancha. En las sabanas del sur de  Bolívar, Cordoba, Sucre, Mompox y Magangué. Así se denominaban las cuadrillas conservadoras inculpadas de masacres en la población rural de liberales. Hacia 1940 el Estado y la Iglesia jugaron un rol normalizador y estructurador que iba en concordancia con los ideales hegemónicos que impuso la élite regional, las autoridades que visitaban estas zonas afirmaban que estos territorios debían "antioqueñizarse",  es decir ‘a sangre y fuego’, quienes movidos por las riquezas auríferas, generaron una colonización y violencia planeada hacia estos lugares.
         4ª. Tolima. Llanos Orientales. En el caserío La Bonita, Villahermosa, norte del Tolima, su crecimiento y proyección en manos de colonizadores antioqueños llegados de Abejorral y Sonsón, hacían prever que el ‘Azul Prusia’  prevalecería, por encima de cualquier requerimiento social o económico. Hasta hace unos años, en Villahermosa, se decía que en ‘no se conseguía un liberal ni para remedio’.
         5ª. Aplanchadores. Quindío. Antioquia. ¿Porque aplanchadores? No existían sierras eléctricas o la moto sierra, se ‘legalizaba’ o pacificaba a punta de machete, ‘peinillas’. Quema de Rionegro, Antioquia, el mismo 9 de abril de 1948, salieron buses de Bello y Envigado, parqueados en las sedes del partido conservador, abordados por militantes y facinerosos del partido, quienes quemaron e incendiaron la ‘meca’ del liberalismo en Antioquia.
“Matar un liberal es hacer patria”. “Un campesino colombiano debe ser un soldado de Dios encargado de combatir el ateísmo liberal”. “Los obispos que no defenestran desde el púlpito la apostasía roja no son más que unos perros echados”.  Discurso en las homilías de Monseñor Builes, obispo de Santa Rosa de Osos,  un cura político intransigente y escatológico. Arengas repetidas por el resto de la Mitra y respaldadas por los curas de pueblo desde los púlpitos de las parroquias.
Monseñor Builes, ideólogo de los ‘aplanchadores’ en clara alusión a que todos los liberales son “masones, ateos, irreligiosos, pecadores” y por lo tanto enemigos de la Iglesia, predicaba:
“Se acerca el tiempo de cuaresma, tiempo de penitencia y de oración para los hijos de la Iglesia: penitencia de sus pecados y oración para implorar la misericordia de Dios sobre Colombia, esta Patria querida, que está para hundirse por culpa de sus propios hijos, en el horrendo abismo en que se revuelven desesperados, víctimas de la masonería, ateos, irreligiosos, pecadores” […]
“Estamos en plena persecución legal, aunque con detestable hipocresía protesten religiosidad y respeto a la Iglesia los que la llevan al desastre y los que escriben en la prensa anticristiana” […]

“En muchas de nuestras pastorales sobre el liberalismo os hemos expuesto sucintamente las teorías de los enemigos de la Iglesia, las prácticas abominables que en el pasado han llevado a cabo y nuestros temores para el porvenir de la religión en nuestra patria. Los hechos ocurridos en estos 6 últimos años y de manera especial, la vista del cuadro sombrío que representa en este momento nuestra Patria, demuestran a las claras que no eran infundados esos temores”.

0 comentarios:

 
Copyright © -2012 Club Brelán All Rights Reserved | Template Design by Favorite Blogger Templates | Blogger Tips and Tricks